martes, octubre 18, 2005

Los clásicos del domingo noche

Esperé a ver en diferido el Marsella-PSG para hablar de los dos grandes clásicos que coincidieron en horario el domingo por la noche. Dos partidos de enorme rivalidad, mucha pasión -no hay campo ni afición más caliente en Francia que la del Vélodrome- y distinto grado de espectacularidad. Si el River-Boca fue uno de los más aburridos que se recuerdan, el choque estelar de la Ligue 1 fue entretenido. Sin excesos, pero dejó buen sabor de boca.

Empecemos por el duelo del Monumental. Hubo tensión, eso estaba garantizado, pero faltaron juego y ocasiones. Radamel García Falcao, el joven colombiano de 19 años que se ha convertido en la nueva perla millonaria, fue el que más cerca estuvo del gol. Primero con un cabezazo que se perdió por poco y luego en un remate de primeras que también se escapó por escasos centímetros. En esta jugada se reclamó un penalti que la repetición no aclaró. También Montenegro había pedido otro para River, pero en ese caso sí quedó claro que no había nada. La más clara de Boca la tuvo el "Pocho" Insúa, ese zurdo fantástico que no triunfó en Málaga probablemente porque no le dieron continuidad. Al final del partido, empate a nada como se suele decir, aunque si alguien estuvo más cerca de la victoria ese fue River. Pero ni eso les sirve de consuelo: siguen a diez puntos de su eterno rival y tampoco han impedido que siga líder en solitario. Vélez, campeón del pasado Clausura y segundo clasificado a un punto, se presenta ahora como el gran rival "xeneize". Me gustaría pensar que también tiene opciones Independiente, cuarto a cinco puntos y el equipo en el que está brillando el "Kun" Agüero, gran sensación de este torneo a sus 17 años. Ayer marcó su sexto gol con un zambombazo de falta para demostrar que no sólo es movilidad y talento. También es fuerza y atrevimiento. Tiene buena pinta.

En el Velodróme el contexto era distinto. En un torneo largo, la undécima jornada hace que todo sea aún muy provisional. El PSG estaba por encima, pero el Marsella sabía que ganando se colocaba a tres puntos, algo inimaginable hace algunas semanas cuando los de Jean Fernandez ocupaban la última posición. Ha mejorado este OM, que si bien es cierto que no tiene una plantilla que permita soñar, también lo es que debe luchar por estar en Europa la próxima campaña. Franck Ribéry demostró que técnicamente es quizá el mejor jugador del equipo y sin duda el mejor fichaje. El joven ex del Metz, tras un fugaz paso por el Galatasaray, hizo lo que quiso por la banda derecha. Con mucho descaro y una gran calidad, probó una multitud de regates y casi todos le salieron. Volvió Barthez y estuvo bien salvo en un par de salidas alocadas. El Marsella llevó el control ante un PSG bastante echado atrás y que no convenció con Semak como hombre de referencia. Básicamente, porque el ruso no puede ser nunca el jugador más adelantado de su equipo. Es más sustituto de Kalou que de Pauleta, pero el domingo jugó junto al marfileño ante la ausencia del luso. El clásico se decidió con un gol de Lorik Cana rematando un córner sacado por Samir Nasri, que se había quedado en el banquillo. No va tan sobrado el OM como para ir dejando fuera a este talentoso centrocampista ofensivo de 18 años. El gol del albanés fue doblemente celebrado por la afición local y doblemente lamentado por la visitante. El 21 de agosto, el nuevo héroe marsellés estaba jugando aún en el PSG. Hubo polémica con la directiva, se marchó al eterno rival y acabó marcando el gol definitivo. Contenido simbólico al margen, este triunfo del Marsella ayuda a acercarnos un poco más al quinto título consecutivo del Lyon. El campeón le saca ahora siete puntos a Burdeos y PSG, sus más directos perseguidores. Ya puede estar Santini, Le Guen o Houllier, que nadie puede con un equipo que está marcando una época.

No sé si clásicos, pero la semana nos prepara algunos partidos europeos apasionantes. ¡A disfrutarlos!

4 Comments:

At 18/10/05 15:28, Blogger Robur said...

Hola compañeros. Sólo ratificar la desilusión provocada por el Gran Clásico, bastante venido a menos este año, por la diferencia existente, en mi opinión, entre ambas plantillas.
Boca salió bastante obsesionado en no perder, perdiendo algo de su carácter ofensivo de este año.

Por contra fue una alegría que otro equipo con un planteamiento bastante ofensivo como es el O.M. (aunque coincido en que su plantel no ofrece demasiadas alegrías), ganase el derby francés.
Por favor Nassri y Ribery titulares siempre!

Un abrazo y Forza Siena

 
At 19/10/05 01:53, Anonymous J4ime said...

Me sumo al pésame por la desilusión por el Clásico argentino, empezé haciendo zapping con el partido del plus y acabe viendo el partido de San Mames.

También estuvo bien el clásico de Portugal, a mi me gusto mucho el Oporto-Benfica con un Nuno Gomes excepcional.

Por cierto cada vez me gusta más la liga francesa.

salu2

 
At 19/10/05 10:35, Anonymous raúl_culé said...

La verdad es que el Clásico estuvo un poco soso, pero por otro lado era lo que le interesaba a Boca. Boca salió al campo pensando en salir vivo del Monumental, lo consiguió, y los que somos de Boca lo damos por bueno. Ahora a pensar en la Sudamericana contra el Internacional.

Hablando de Argentina, he leído que Nicolás Frutos ha dejado Independiente antes de acabar el torneo. Se ve que se va a Bélgica, no sé lo que pensáis de eso...

 
At 20/10/05 19:42, Blogger SELUKI said...

hola amigos queria saber por que a boca tambien se le llama el equipo xeneize

 

Publicar un comentario

<< Home