martes, junio 13, 2006

Grupo G: Pasado y futuro

Una selección que vivió entre el 98 y el 2000 su época gloriosa busca prolongar en el presente aquella grandeza. Otra que ha señalado el 2008 para citarse con la historia en la Eurocopa que coorganizará espera adelantarse a su tiempo. Los dos mejores equipos del Grupo G viven o de la herencia o de la promesa y su éxito en este Mundial depende de cómo gestionen estas condiciones. También tienen, claro está -si no no estarían aquí- a jugadores con un presente excelente y que se encuentran en el momento cumbre de su carrera. Por encima de todos ellos, el gran Thierry Henry, que tras sus oportunidades falladas en la final de la Champions necesita una gran actuación personal en este torneo para demostrar que no se esconde en las grandes ocasiones. ¿Pintan algo las dos exóticas? Togo poco: que Adebayor tenga la rara oportunidad de jugar una Copa del Mundo. Y Corea más: aunque la presión de intentar repetir lo del 2002 puede perjudicarles, tienen opciones reales de intentar apartar a Suiza de los octavos de final. Y es que los helvéticos, por su condición de equipo joven, son capaces de todo: de superar a Francia con su ímpetu o de verse por debajo de los asiáticos con su ingenuidad.

Francia: Raymond Domenech ha apostado fuerte. Si le sale bien será un genio. Si fracasa, casi tendrá que salir corriendo. Ha despreciado a Robert Pires, Johan Micoud, Ludovic Giuly y Nicolas Anelka, entre otros. Se le acusa de fijarse demasiado en las cuestiones personales. Ha preferido a Fabien Barthez antes que a Gregory Coupet, que a día de hoy está entre los mejores porteros del mundo. Hay quien dice que en esta decisión, y en muchas otras, ha pesado más la opinión de Zidane que la del propio seleccionador, que nunca ha tenido claro cómo jugar. Y es que los resultados no le han acompañado. Francia fue incapaz de ganar a Irlanda, Suiza e Israel en Saint-Denis. Y ha llegado al Mundial preguntándose si los extremos son válidos, si el trivote libera más a Zizou, si Henry debe jugar solo o acompañado. Y parece que al final ha decidido -o va a probar- que Makelelé y Vieira harán el trabajo sucio, Wiltord y el impactante Ribéry -lo que más ilusiona y da aire fresco a una Francia con mucho regusto a gloria pasada- entrarán por bandas y que Trezeguet se quedará en el banquillo -decisión difícilmente comprensible, tratándose de uno de los mejores "nueves" del mundo-. Está claro que hombre por hombre los "bleus" asustan. Tienen un equipazo. Pero esta impresión se desvanece revisando sus actuaciones en la era Domenech. Este entrenador brillante en categorías inferiores pero mucho más inexperto a nivel profesional se juega en Alemania gran parte de su prestigio. A su favor tiene, y es mucho, una generación brillante y experta. On verra.

Suiza: Llega el turno de los chicos que vienen asombrando en Europeos sub-17 y sub-19. Los Tranquillo Barnetta, Valon Behrami, Philippe Senderos, Johannes Djourou, Blerim Dzemaili, Xavier Margairaz y los gemelos Degen se han hecho mayores. Todos ellos forman parte de un equipo que ha marcado con rojo en el calendario el mes de junio de 2008. Y para que lleguen maduros a la cita, aquí tienen un Mundial para aprender. Si por el camino además consiguen convertirse en la gran revelación del torneo, pues mucho mejor. Responden al nuevo perfil del fútbol helvético: talento, atrevimiento y multiculturalidad. Porque uno de los secretos de la asombrosa progresión de Suiza ha sido su capacidad para aprovechar la aportación de los múltiples inmigrantes de distintos orígenes que habitan en el país. Pero además hay equilibro generacional. Los Rafael Wicky, Johan Vogel, Alexander Frei y Hakan Yakin -llamado a última hora por la lesión de Vonlanthen- pueden poner sobre el campo la experiencia que les falta a sus compañeros. Este equipo tiene talento en el centro del campo, buenos recuperadores y, si Frei está inspirado, bastante gol. Quizá pueda haber más dudas en defensa, donde reina la irregularidad. Pero la impresión global que deja Suiza es la de una escuadra prometedora capaz de dar más de un disgusto a cualquiera.

Corea: Por aquello de intentar repetir el milagro, la semifinalista del último Mundial confió de nuevo en un técnico holandés. Dick Advocaat tiene la difícil misión de afrontar con Corea el campeonato posterior al del mayor éxito en la historia del fútbol asiático. Para ello cuenta con todos los hombres importantes del 2002 salvo con el central Hong, ya retirado. Pero está Park Ji Sung, está Lee Young Pio, está Ahn Jung Hwan -que ha vuelto a Europa este año con el Metz y el Duisburgo-, está Seol Ki Hyeon, está Song Chong Gug y está el portero Lee Woon Jae. Y además ha aparecido el prometedor media punta Park Chu Young, al que ya le han dado la camiseta con el número 10. Este talentoso jugador del Seúl está considerado como una de las grandes esperanzas del fútbol asiático. Con 20 años tiene la oportunidad de dejarse ver en un Mundial. Advocaat duda entre el 4-3-3 y el 3-3-4. Sea cual sea el sistema, Corea será un equipo correoso, con jugadores omnipresentes que presionan en todas las zonas del campo y que se mueven de forma poco común. Esto genera muchas dificultades a quien les defiende, pero puede suponer ventajas a la hora de atacarles. El objetivo del entrenador es intentar mantener la disciplina táctica, algo que consiguió Hiddink y que está por ver si podrá lograr Advocaat. Pero el 2002 ha marcado un precedente: Corea ya no es un rival al que se le gana fácil. Hay que sudar.

Togo: No se puede preparar peor un Mundial. Tras una Copa África lamentable en la que no sumaron un solo punto, la federación destituyó a Keshi, que había cometido la osadía de dejar en el banquillo al máximo goleador de la fase de clasificación, Emmanuel Shevi Adebayor. Llegó entonces Otto Pfister, pero dimitió una semana antes del debut por el conflicto que los jugadores mantenían con los dirigentes por el tema de las primas: boicoteaban los entrenamientos. Empezaron las negociaciones con Winny Schaffer, experto conocedor del fútbol africano. Se rompieron. Y a 24 horas del debut, llamaron de nuevo a Pfister. Los jugadores le querían. ¿Se puede esperar una actuación digna ante este panorama? Ya con el equipo que traen es difícil, pues sólo Adebayor tiene nivel internacional. Olufade o Assemoassa también tienen cierto recorrido en Europa, pero no llegan a esa categoría. Junior Senaya, el teórico media punta de calidad, juega en la segunda división suiza. Si consiguieran un simple empate ya sería un gran resultado.

5 Comments:

At 13/6/06 12:46, Anonymous Pirlazo said...

Los gabachos tienen que apostar por el aire fresco, utilizar a sus viejas glorias para aportar control y seguridad, pero no pueden seguir llevando el peso los Zidane, Vieira, Barthez, Thuram y cia.

Tengo curiosidad por ver el desmpeño de Corea, para ve si se confirma en el primer mundo futbolístico o se demuestra que todo era debido a Hiddink (weno y los árbitros9

 
At 13/6/06 12:50, Blogger -23- said...

Yo quiero ver a Togo, a ver que tal se desempeña.

 
At 13/6/06 13:45, Blogger f87 said...

Interesante Brasil-Croacia. El otro día vi por primera vez a Nico Kranjcar. Había leído sobre él (a O Tolo Manolo) pero nunca le había visto, y la verdad es que me gustó contra España. Me esperaba un rival agazapado con una táctica parecida a la de Serbia en el Calderón (4-4-1-1 confiando en sus gigantes defensas) pero me sorprendió con una apuesta más cercana a la Croacia de Prosikito, Suker, Boban y estos. Me parece una aberración que en Croacia presionen a Nico por ser el hijo del seleccionador. No se en que equipo juega (¿alguien me lo puede decir?)pero si no esta en un grande pronto debería estarlo.
Ayer tuve examen por la tarde en la facultad y sólo pude ver desde el gol de Pirlo. Sin embargo, hoy pude ver los resúmenes de los dos partidos del mismo grupo (no pude ver a Japón, que me parece bueno desde la Copa Confederaciones) y la verdad es que me alegré mucho por Rosicky, que siempre fue mi jugador favorito: qué bueno es y qué dos tirazos, mamma mia.
Y para el que decía que a ver cuando se recupera Zambrotta, ayer Zaccardo jugó bien; al que hay que quitar es a Grosso, que juega muy raro. Hazme caso que soy del Palermo, hombre. Grosso ayer se escurrió en una jugada que se quedó solo uno de Ghana para centrar, pero como son más malos que cagar la echaron fuera. A Essien no deberían dejarle jugar al fútbol; es demasiado peligroso para los rivales

 
At 13/6/06 17:04, Blogger rojobilbao said...

srpresas, ni Corea ha resultado lo que esperaba ni Togo lo ha hecho mal. Me han gustado los africanos. Están verdes y no tienen jugadores de mucho nivel,pero no son peores que Corea.

 
At 13/6/06 18:05, Blogger Caronte said...

GRRRR acabo de perder 10 euros con el partido de Corea y Togo. Debido a la desconfianza que me inspiraban los coreanos aposte por el empate..y un poco mas y me quedo corto. Seamos serios ¿que neritos acumula Corea? Todos sabemos como nos gano en el pasado mundial pero es que este partido no fue la excepcion sino la tonica. Un amigo italiano me conto el siguiente chiste "va un bambino a una tienda de deportes y pide una camiseta de la seleccion de Corea se la sacan y el dice "no no yo quiero la negra(la del arbitro vamos)" este chiste se popularizo tras el pasado mundial en el pais transalpino. Y la verdad a mi modesto entender el partido nos ha confirmado que sin el arbitro no son nadie. De no ser por el mazazo psicologoco del gol y la expusion un equipo de tan pauperrimo nivel como Togo les moja la oreja. Lastima de 10 euros...

 

Publicar un comentario

<< Home