miércoles, enero 09, 2008

Wright-Phillips desequilibró un partidazo

Se preguntan algunos aficionados españoles: ¿por qué en Inglaterra tienen dos copas? Responde el fútbol: para disfrutar aún más. Como allí se lo toman todo en serio, podrían tener hasta tres y regalarnos partidazos en cada una de ellas. La Carling volvió a ofrecernos un espectáculo enorme anoche con un encuentro memorable entre Chelsea y Everton. Una batalla intensa, emocionante, con detalles técnicos y tácticos, con mucho corazón. Y es que el equipo de Avram Grant empezó a ganar el duelo en la pizarra y en el talento, pero se lo acabó llevando por fe. Con Wright-Phillips como protagonista evidente: su posición desorientó por completo el entramado defensivo de Moyes y causó pánico en la zaga toffee. Tanto, que Joleon Lescott, brillante hasta entonces, acabó marcándose en propia portería el 2-1 definitivo al sentir el acoso del diminuto extremo en un balón aéreo.

Los equipos de Moyes te hacen comprender que el trabajo defensivo puede ser también muy bello. Que hay algo incluso estético en las líneas bien puestas, en las ayudas de los centrocampistas a los defensas, en las marcas individuales, en el esfuerzo solidario. Sabe el técnico escocés que su equipo no tiene nada que hacer en Stamford Bridge si sale a jugar con alegría y despreocupándose del rival. Así que monta un dispositivo para anularlo, consciente de que tendrá su oportunidad a balón parado, ya que en esa faceta posee armas de enorme potencial. Era extraordinario ver cómo Cahill seguía a Ballack por todo el campo, como McFadden se ocupaba de Belletti y mantenía la posición para que las dos líneas de cuatro no quedaran descompuestas. Pero claro, eso también les restaba cierta capacidad en ataque, sobre todo al australiano, muy alejado de su zona de influencia. Aunque también en el Chelsea hubo detalles de gran nivel: Mikel, hasta su expulsión -exagerada para los locales, justa para los visitantes-, anuló por completo a Andy Johnson y ofreció un recital absoluto de disciplina y sencillez mezcladas con esa elegancia suya que le convierte en uno de los futbolistas jóvenes más interesantes del planeta.

El Chelsea fue mejor en la primera parte. El Everton defendía bastante bien, pero no le bastaba para detener a un equipo que por momentos parecía un ciclón. Grant demostró que no es sólo un hombre de paja, sino que dirige con maestría desde el banquillo. En su once inicial todos creíamos que Joe Cole actuaría en la media punta y que Wright-Phillips iría por banda derecha. Parecía lo lógico. Sin embargo, con un intercambio constante de posiciones, con Belletti haciéndose dueño de toda la banda y con los dos pequeñitos quedando bastante libres por el centro, el Chelsea consiguió tener superioridad numérica en esa zona de gran influencia en el juego. Carsley no daba abasto: no sabía si ir a por uno o a por el otro. Así llegó el 1-0. El ex del Manchester City recibió muy solo, tuvo tiempo para pensar y puso el balón con mucha clase lejos de Howard. Al descanso, 1-0 merecido y hasta corto.

La expulsión de Mikel cambió el partido. Dio confianza al Everton, que se sintió con fuerzas de irse hacia arriba. Los de Moyes tienen mucha pegada, y aunque faltaran Arteta y Pienaar -sus generadores de fútbol-, encontró el camino del empate en un servicio de un sensacional McFadden que se comió Hilario y que Yakubu transformó en el 1-1. Grant reaccionó con cambios inteligentísimos: dio entrada a Sidwell para que ejerciera el papel del nigeriano, y viendo que Pizarro no entraba en juego -bien controlado por los fantásticos Yobo y Jagielka-, apostó por Wright-Phillips como único punta. La jugada le salió bien, porque en una fase en la que el partido estaba roto y el gol podía caer en cualquier portería, Shaun lo desequilibró con su presencia. Parece increíble si nos fijamos en su corta estatura, pero así fue. Un centro de Ballack al área pequeña aterrorizó a Howard, que no salió, y a Lescott, que no supo qué hacer. Acabó cabeceando hacia su propia portería, quedándose a medio camino entre una cesión y un despeje, rematando a la red ante la mirada atónita de Moyes, que no podía creerse un desenlace tan cruel.

Etiquetas: , , , , ,

12 Comments:

At 9/1/08 13:49, Blogger ignashevich said...

Partidazo con mayúsculas, intensísimo hasta el final y sorprendente hasta el último mano a mano de Lescott. No se puede esperar menos del de esta noche. Qué Carling, y con 42.000 espectadores. Luego dicen que por qué se compara, ¿hace falta algún argumento más que el espectáculo de anoche?

 
At 9/1/08 13:59, Anonymous Anónimo said...

A propósito del Everton: no ha llegado ya la hora de ver a Arteta en un grande de verdad? Cuál podría ser? Man Utd? El Tottenham de Juande?

 
At 9/1/08 14:20, Blogger davidoff said...

Me ha encantado tu análisis del partido, queda todo dicho, estoy muy satisfecho con Avram Grant, no se le puede reprochar nada desde que llegó y como dices demuestra inteligencia en la banda.
Y coincido, un buen entramado defensivo es estético, da gusto observar al Everton. Ojo con Moyes, que podría entrenar tranquilamente a cualquier grande de Europa, todavía es joven y seguro que dará mucho que hablar.

Saludos

 
At 9/1/08 14:39, Blogger Anadon said...

Sigo pensando que lo de Wright-Phillips en el segundo gol es falta.

 
At 9/1/08 15:31, Anonymous Anónimo said...

Excelente partido, lo que me molesta como latinoamericano es que Claudio Pizarro no termina de convenser, no encuentra el bendito GOL!!

saludos

Helder

 
At 9/1/08 16:05, Anonymous Cristiano said...

Creo que para que hagan tres competiciones en España hace falta dinero. Por que por ejemplo, en inglaterra si no me equivoco la premier recibe del banco Barclays, i la carling esta claro de quien recibe, lo unico que no se es si la F.A. Cup tiene algun tipo de aya economica o patrocinador. Si en España por ejemplo,cojiera una compañia i pusiera pasta,no se, Repsol o Banco Santander, como hace el BBVA con la 2 division, a lo mejor habria una tercera competicion. Gracias i un saludo.

 
At 9/1/08 17:43, Anonymous Anónimo said...

Ballack esta jugando cada vez mejor, esta regresando a su forma.

 
At 9/1/08 18:55, Anonymous Anónimo said...

lo de ayer fue un partidazo, y wright philips q nunca le habia visto hacer muxo me dejo alucinado... y mcfadden casi me hace q me diese un infarto con la oportunidad q tiro al palo, pero al final gano el q lo merecio durante todo el partido... hoy juega el arsenal no???

 
At 10/1/08 02:00, Anonymous Judi-o said...

Cómico e incluso irónico el gol de Lescott, no puede haber un balon más bombeado, un central con la posicion mas ganada, y un delantero más pequeño. Como dicen, puede que haya falta de SWP
Golazo el suyo, parecia que no pasaba nada, que la situacion estaba controlada y zas, la pone donde no llega Tim ni nadie.

pfffff Axel, se que este año esta genial el everton en defensa, con un Lescott increible, pero aun asi me cuesta horrores ver fantástico seguido de Yobo. Que será lo próximo, dar PA's a Titus Bramble???

PD: Las urracas acaban de largar a Big Sam, si no me equivoco, el 8 entrenador que cae este año en la Premier, algo esta cambiando...

Saludos

 
At 10/1/08 07:19, Anonymous Anónimo said...

el bueno es ten cate

 
At 10/1/08 08:15, Anonymous fpjerez said...

Estoy de acuerdo, fue un partidazo en toda regla. Yo lo puse de casualidad, y me quedé enganchado viéndolo. Sobretodo me impresionó la tremenda calidad que tienen todos los jugadores del Chelsea: jugaron un montón de "suplentes" que en cualquier equipo serían estrellas. Me encantó Wayne Bridge (lateral para mí poco valorado), Belletti(me recordó su época dorada en Villarreal), Ballack(el revienta-balones con guante de seda), Alex(que lástima que tenga por delante tan buenos centrales), ...
Lo dicho, que si juegan así no va a haber forma de pararles. Espero que Grant siga confiando en este patrón de juego, con la misma presión e intensidad.

 
At 10/1/08 11:31, Anonymous Francescoli said...

El Everton está donde está no sólo porque defiende bien. El trabajo está bien hecho también en fase ofensiva.

Me parece un equipo muy ordenado, bien estructurado y con excelentes automatismos. Juega con una intensidad espectacular. No se puede comparar la calidad de la plantilla del Chelsea con la del Everton (acorde a la diferencia de presupuesto) pero sobre el campo, el Everton se muestra a un nivel altísimo.
Eso es fruto del gran trabajo colectivo y de que el grupo está por encima de las individualidades. No creo que Arteta sea más determinante que Yobo o Lescott o Carsley o Yakubu o Jagielka o Howard o McFadden o Cahill o Johnson o Pienaar o Neville o... La fuerza del Everton está en el grupo.

 

Publicar un comentario

<< Home